fbpx

¿Sirve para todo el aceite de coco?

¡Bañémonos en aceite de coco mientras le damos un sorbito!

En nuestro ansia viva por encontrar alimentos perfectos que lo curen todo y que sean buenos, bonitos y baratos tenemos a un nuevo famoso en la lista: el aceite de coco.

En el momento en que una actriz, cantante o modelo dice haber utilizado X producto, este sube como la espuma. Ni que la susodicha famosa no utilizara a la par tratamientos estéticos con oro, caviar y esas cosas de gente adinerada.

Mi punto es: ¿de verdad crees que Gwyneth Paltrow está más joven que cuando tenía 20 años por el aceite de coco? Si es así, eres un soñador. (Gwyneth, si me estás leyendo, mándame los datos de tu cirujano para cuando me arrugue como una pasa, que te ha dejado divina).

gwyneth-paltrow

El aceite de coco lleva tiempo codeándose con famosos como la quinoa y yendo a fiestas celebradas por la chía (la cual ya nunca invita a la baya de goji). Pero está un escalón por encima. El aceite de coco, aparte de usarse en la cocina, sirve para hidratar el pelo y la piel. Por ahora la quinoa no nos la ponemos de mascarilla. Tiempo al tiempo.

La pregunta del millón es: ¿es el aceite de coco tan maravilloso como lo pintan?

Leyendo e investigando, en la red te encuentras de todo. Desde vendemotos que aseguran que el aceite de coco elimina verrugas, sirve como desodorante y blanquea los dientes hasta estudios científicos serios de todo tipo. Yo siempre me quedo con estos últimos pero me gusta saber qué dice y comenta la población en general.

El aceite de coco tiene usos alimentarios y cosméticos. Mientras te pones una mascarilla en el pelo para hidratarlo puedes aprovechar lo que te sobre para hacer un rico curry. No me digas que no es versátil nuestro nuevo famoso.

Empecemos por el uso alimentario del aceite de coco.

El aceite de coco tiene en su composición una mayoría de grasas saturadas (82%). Como ya sabrás las grasas saturadas son las que tradicionalmente hemos llamado “malas”. Se encuentran en productos animales como la mantequilla, quesos y carnes grasas, bollería industrial y productos ultraprocesados.

Pensarás que el aceite de coco es el demonio y que la gente que lo consuma atenta contra su propia salud. A primera vista lo puede parecer pero si buscamos estudios científicos la verdad es otra.

Las grasas que tiene el aceite de coco son las denominadas TCM o triglicéridos de cadena media como el ácido láurico, el ácido cáprico y el ácido caprílico. Este tipo de ácidos a diferencia de los triglicéridos de cadena larga (TCL) de la grasa animal, trabajan en el organismo de manera diferente.

Los TCM se absorben directamente en el tracto gastrointestinal y se mandan al hígado sin participar en la biosíntesis o trasporte del colesterol. Se demostró que el ácido láurico aumentaba el HDL o colesterol “bueno” mejor que otras grasas.

Hasta aquí, estamos todos de acuerdo. El ácido láurico que podemos encontrar en la leche materna funciona de manera diferente a otros ácidos grasos saturados y puede ser beneficioso para salud.

El problema es que decir que el aceite de coco es cardiosaludable es un poco arriesgado, a la par que controvertido. Tienes a tu disposición artículos científicos para todos los gustos que encontrarás al final de este post. Los que hablan de él como protector de enfermedades cardiovasculares, antiaterogénico, anticanceroso y todos los “antis” que te imagines y otros que dicen que no es para tanto.

Paloma, entonces… ¿lo consumimos o no lo consumimos?

La grasa utilizada en la dieta mediterránea es el aceite de oliva (si es virgen extra, mejor que mejor). El aceite de oliva sí que ha demostrado ser cardiosaludable por la composición de sus grasas y las sustancias antioxidantes que lo completan como la vitamina E y los polifenoles. Las grasas del aceite de oliva son, en su mayor porcentaje, grasas monoinsaturadas (las “buenas”).

Solo tienes que preguntarte: ¿Qué tenemos en España: más olivos o más cocoteros?

Yo, con los datos controvertidos e insuficientes que tenemos por ahora, me quedo con el aceite de oliva. De esta manera compramos producto nacional, ayudando a nuestros agricultores, y nos aseguramos consumir grasas buenas.

Eso sí, si un día me apetece utilizar aceite de coco para cocinar un rico curry, lo haré. Lo único que hay que tener en cuenta a la hora de comprarlo es que sea aceite de coco virgen. El aceite de coco virgen se extrae en frío de la pulpa del coco. Es importante que se extraiga en frío y no a altas temperaturas para preservar sus propiedades y sus compuestos antioxidantes. No tiene que estar ni refinado, ni blanqueado, ni tampoco desodorizado.

Dicho todo esto sobre el aceite de coco en la cocina, pasemos al aceite de coco en cosmética.

En general, los aceites corporales son unos hidratantes potentes, ya que mantienen los lípidos naturales en su sitio. Para el pelo, el aceite de coco puede ser una mascarilla perfecta porque penetra la profundidad de las fibras capilares. Yo lo utilizaría solo en las puntas, al ser la parte más dañada y seca del cabello.

¿Qué hay de todos los usos cosméticos que se leen por internet?

Antiverrugas, desodorante, blanqueador dental, antiacneico, exfoliante, desmaquillante, antiojeras, antiarrugas…

El aceite de coco es comedogénico y tapona los poros de la piel, lo que puede empeorar el acné. El mayor problema de una piel acneica es la sobreproducción de sebo, taponar los poros llenos de sebo no es una buena idea.

Personalmente, si tuviese que utilizar un aceite como cosmético, mi elegido sería el aceite de rosa mosqueta. Sus propiedades regeneradoras de la piel están más que contrastadas. Combate cicatrices, manchas y arrugas aportando flexibilidad y tersura a la piel.

Con la de productos buenos, bonitos, baratos y probados que existen para el cutis, yo voy a dejar el aceite de coco para cocinar de vez en cuando y si me sobra algo, me lo pongo en el pelo.

¿Tú qué opinas de la locura del aceite de coco?

firma Paloma Sastrón

Fuentes:

http://ccidp.cardi.org/media/filer_public/0e/c6/0ec64603-3a8b-457b-bca1-add447a222d4/health_benefits_coconut_oil.pdf

https://search.proquest.com/openview/a2509bd9b80a694f04cb43a86f98a6fa/1?pq-origsite=gscholar&cbl=36750

https://link.springer.com/article/10.1007/s00394-017-1448-5

https://www.researchgate.net/profile/Annie_Shirwaikar2/publication/289520021_Hygeia_journal_for_drugs_and_medicines_COCONUT_OIL_-_A_REVIEW_OF_POTENTIAL_APPLICATIONS/links/568e099d08ae78cc05144f2e/Hygeia-journal-for-drugs-and-medicines-COCONUT-OIL-A-REVIEW-OF-POTENTIAL-APPLICATIONS.pdf

Cracking the coconut oil craze

https://www.researchgate.net/profile/Dejan_Skala/publication/305390485_Vegetable_Oil_as_a_Feedstock_for_Biodiesel_Synthesis/links/578d127708ae7a588ef3dc00/Vegetable-Oil-as-a-Feedstock-for-Biodiesel-Synthesis.pdf#page=173

2 Comments

  1. Carmen-Reply
    30 mayo, 2018 at 16:56

    Sentido del humor para enseñar:formula perfecta Paloma!!!

    • Paloma Sastrón-Reply
      31 mayo, 2018 at 11:06

      ¡Gracias Carmen por comentar!

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres suscribirte a la newsletter sobre salud y marketing digital con más chispa del universo?

Risas y contenido de calidad, asegurado.

Holler Box