Comienzo este nuevo blog en un día como hoy, con una declaración de intenciones. Este post es excepcional porque no suelo hablar de cosas personales. Pero esto no es personal, es social.

Hoy, 8 de marzo es el Día de la mujer y como mujer que soy pienso hablar bien alto. Pienso gritar a los 4 vientos que ya está bien de desigualdad y de machismo.

Habrá mucha gente que piense que este día no es necesario, aludiendo que no hay un día del hombre. Déjame que me ría. Me encantaría no tener que celebrar este día porque eso significaría que estamos en igualdad de condiciones y no sería necesario. Por ahora no es posible y solo nos queda luchar.

Iba a empezar a nombrar a honorables científicas que no tuvieron el reconocimiento que les correspondía. Pero no.

Quiero hablar de tu abuela, de mi madre, de nuestras amigas, de nosotras.

No pretendo cambiar de opinión a las abuelitas que van al mercado mientras sus maridos se quedan en casa. Nada de eso. No lo voy a hacer ahora, que ya soy mayorcita, pero sí que reconozco que de pequeña alucinaba cuando mi abuelo no se levantaba a recoger la mesa. Cada uno tiene sus funciones, me decían. A mí me seguía sin entrar en la cabeza. ¿Por qué mi abuela tenía que cocinar y recoger la mesa todos los días del año si mi abuelo trabajaba de lunes a viernes? Si cada uno tenía su trabajo… ¿Qué pasaba con los fines de semanas?

¿Alguien le preguntó a alguna mujer si prefería trabajar fuera de casa? No se lo preguntaban porque pensaban que ni siquiera eran válidas. Fíjate que desempeñando varias funciones a la vez, yo nos veo más que válidas. Relaciones públicas, contable, chef, maestra, psicóloga… ¿A día de hoy quién no contrataría a una persona con todas estas cualidades? Hace un tiempo, nadie.

Volvamos al presente, al hoy. Te voy a hacer la pregunta del millón:

Si los dos miembros de una pareja trabajan fuera de casa, ¿por qué es la mujer la que se encarga de los hijos?

No me vale ninguna de tus respuestas.

Que la naturaleza haya querido que sean las mujeres las que tengamos los hijos, es algo casual.

Esta frase me la dijo un chico que vino a comprar tampones a la farmacia. Mi cara de sorpresa al ver lo que compraba tuvo que ser tal que me soltó esta frase. Chico que compra tampones para su novia, si me estás leyendo, gracias por decirme lo que me dijiste. Por tu reconocimiento y por hacer de ese comentario tu declaración de intenciones.

En la farmacia no estamos acostumbradas a ver comprar a muchos hombres. Más de una señora me ha dicho por lo bajini: cuando quiera lo enveneno, como siempre me encargo yo de su medicación, no sabe ni lo que se toma. Palabrita que es verdad lo que cuento.

Por no hablar de las madres con niños pequeños. Casi siempre vienen ellas con los niños enfermos del médico a recoger su medicación. También es verdad, que cada vez se ven más hombres involucrados en la crianza de los niños. Se necesitan dos personas para hacer un bebé, por si a alguien se le ha olvidado. Parece que los hijos son solo de la madre.

Por si todo esto no fuera poco, la brecha salarial sigue existiendo.

¿No nos parecería una locura que una persona blanca y otra negra cobraran diferente salario?

Mismo trabajo, mismo salario. Punto, no hay más que hablar. Si dos personas estudian la misma carrera, acceden al mismo puesto de trabajo y desempeñan bien sus funciones… ¿Por qué el hombre cobra más que la mujer?

Debo de ser dura de mollera porque mira que no me entra en la cabeza.

Seguimos haciendo recuento de desigualdad hacía la mujer.

En 2017 hubo 55 mujeres asesinadas por violencia de género. Este año ya llevamos 6 mujeres muertas por hombres sin corazón y sin alma.

Podría seguir hablando de violaciones y acoso sexual. Pero creo que sobran los motivos para exigir RESPETO e IGUALDAD. Si lo piensas, no es tan difícil. No hagas al prójimo lo que no quieras que te hagan a ti.

Soy feliz de ser mujer, porque lo que no te mata, te hace más fuerte.

firma Paloma Sastrón

close

Suscríbete a nuestra newsletter para conocer las últimas novedades sobre marketing digital para tu farmacia.

¡Prometemos que nunca enviamos spam!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Privacy Preference Center