Los imprescindibles de tu rutina beauty

por | 10 octubre, 2018 | Dermofarmacia

¿Has decidido que ya es hora de cuidar tu piel pero no tienes ni idea de por dónde empezar?

¿Cremas, serúms, mascarillas, desmaquillantes, ampollas…? Si el surtido de productos beauty te abruma, aquí estoy para ayudarte.

Tampoco quieres hacer una inversión millonaria, como es lógico por que no sabes cómo le van a sentar a tu piel estos nuevos productos. No-problem, aquí está la friki de las cremas para ayudarte.

Parto de la base de que no tienes nada, en tu tocador (que fina queda la palabra tocador cuando realmente quiero decir baño). Me alucina que un tocador solo tenga maquillaje y no tenga productos para tratar la piel.

¿Sabes cuál es el mejor maquillaje del mundo mundial? Una piel cuidada y sana.

Empecemos por el final, o por el principio según como se mire

Limpieza.

Si una piel no está limpia (aunque tú no lo veas, el algodón no engaña) los productos que te apliques no se absorberán bien. Da igual que te gastes el oro y el moro en productos de tratamiento de la piel, si hay una fina capa formada por células muertas, sebo y suciedad, no habrá nada que hacer.

Aunque no te maquilles o te maquilles poco, es esencial que te laves bien la cara por la noche. Igual que nos duchamos para estar limpios, nuestra cara también necesita una buena limpieza.

Tipos de limpiadores.

Según tu tipo de piel y tus gustos, así será tu limpiador facial.

  • Con algodón.El agua micelar o la leche desmaquillante son típicos limpiadores para aplicar con algodón. (Atención, el agua micelar al final hay que aclararla con agua). Existen aguas micelares para pieles acneicas y normales. La leche la reservamos para las pieles más secas. Como te decía antes, el algodón no engaña. Es un buen chivato para ver cómo nos hemos realizado la limpieza. Deberás insistir hasta que quede blanco.
  • Sin algodón. Si lo que te gusta es sentir el agua fresquita en la piel puedes utilizar espumas o geles.

Es importante que elijas un limpiador especial para tu tipo de piel. Por ejemplo, si tienes la piel acneica y utilizas una leche limpiadora, vas a sentir la piel más cargada de lo habitual y vas a dejar de limpiarte la cara.

Hidratación.

Una buena crema hidratante no puede faltar en tu neceser. Yo elegiría alguna que te ofreciese algo más que hidratación: antioxidantes, activos antiedad-antiarrugas, SPF… El factor de protección que llevan las cremas hidratantes o BB Cream suelen ser bajitos (SPF 15 o 20) pero para invierno, menos da una piedra.

Según tu tipo de piel elegirás una textura rica (para pieles secas), una textura ligera (pieles mixtas) o una emulsión matificante (para pieles acneicas).

Tratamiento

Cuando tenemos sed, nos hidratamos y cuando tenemos hambre, nos nutrimos. Igual de importante es la hidratación que la nutrición.

Mi elección por su relación calidad-precio es la vitamina C.

¿Por qué? Porque a una concentración del 10% la vitamina C unifica el tono de la piel (aporta luminosidad), es despigmentante y antioxidante. Lo tiene todo. Además, se puede utilizar en cualquier época del año (no es fotosensibilizante).

Ahora bien, si te preocupan más los granitos, la flacidez o las arrugas, elegiría otro producto más especifico. Lo bueno de la vitamina C es que le sienta bien a cualquier tipo de piel.

Protección solar

Sí, durante todo el año. Bajo cualquier circunstancia. La protección solar es el mejor producto antiedad que puedes encontrar en el mercado. Te recuerdo que el sol es el principal culpable del fotoenvejecimiento prematuro de la piel.

Estos tipos de productos estarían en la base de mi pirámide beauty. Para completar mi rutina de belleza añadiría exfoliantes y mascarillas, cremas nutritivas de noche y sérums y ampollas antiedad.

La rutina avanzada la dejamos para el próximo post.

¿Utilizas todos estos productos? ¿Me he dejado algún en el tintero?

firma Paloma Sastrón

8 Comentarios

  1. carmen

    Consejos todos estupendos y aunque puedan parecer elementales, se nos olvidan a menudo. Gracias Paloma por recordarnos, entre otras cosas, que si cuando tenemos sed bebemos y cuando estamos hambrientos comemos, también deberíamos estar pendientes de nuestra piel y hacer lo mismo. Espero la segunda parte ¡¡¡¡

    Responder
    • Paloma Sastrón

      Muchas gracias Carmen, para eso estoy yo para recordaros lo importante y lo fácil que es cuidarse la piel!!

      Responder
  2. Manuela

    Qué bien!por lo que leo, trato muy bien mi piel!lo que todavía no he probado son las cremas con vitamina C, me podrías recomendar alguna?muchas gracias Paloma.

    Responder
    • Paloma Sastrón

      Hola Manuela,

      La vitamina C es mejor usarla en ampollas o en sérum porque nos aseguramos que tenga una buena concentración (más del 10%). Puedes probar las cápsulas de Repavar (son las que yo utilizo) o los sérums de ISDIN o Sesderma.

      ¡Espero haberte ayudado!

      Gracias por leerme 🙂

      Responder
  3. Ana

    Paloma, muy útil el post y muy sencillito, quiero ya la segunda parte!🙏🏻🙏🏻🙏🏻

    Responder
    • Paloma Sastrón

      Muchas gracias Ana, la segunda parte está en camino!

      Responder
  4. Vero

    Paloma hace un par de añitos me recomendaste mi primer ritual y me alegro un montón de haber seguido tus consejos. Para las que somos un poquito remolonas los básicos son fundamentales!!!

    Responder
    • Paloma Sastrón

      Muchas gracias Vero por leerme y hacerme caso!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Accesibilidad

×

Paloma Sastrón - Starfarma

× ¿Cómo puedo ayudarte?