¿Qué ocurre si no le realizo el mantenimiento a mi web?

por | 5 agosto, 2022 | Marketing digital

Imagino lo que estás pensando:

Ya tienes una web. Es bonita, te gusta. La consideras acabada.

(Actualización) Antes de seguir, te aconsejo también que leas nuestra entrada:

¿Sólo con tener una web vas a tener visitas? No va a ser así, necesitas darle caña al SEO

¿Qué es el mantenimiento de una web? ¿Sirve para algo? Si la web y la tengo hecha, y va bien, ¿para qué lo necesito?

Las tareas de mantenimiento de una web son esas tareas que son invisibles, que no se ven… mientras todo está funcionando. Pero que se notan y mucho cuando no se hacen, porque es entonces cuando las cosas fallan.

Te explico un poco qué se hace y para qué. Actualizamos tu web por 2 motivos:

1 – Para eliminar vulnerabilidades, es decir, para mantener al día la seguridad de la web

En plugins, themes y versiones de WordPress no actualizadas existen muchas vulnerabilidades que pueden afectar a una web y poner en riesgo su seguridad, comprometer datos propios o de clientes o provocar que la web deje de funcionar en su totalidad. Los programadores revisan su código para evitar que esas vulnerabilidades existan. 

2 – Para mantener la funcionalidad de la web actualizada

Las actualizaciones se realizan también para ajustar los estándares de funcionamiento de la web con los exigidos por el hosting y evitar que las funcionalidades de versiones antiguas dejen de funcionar. Muchos programadores también mejoran las funcionalidades de sus plugins o los adaptan a peticiones que realizan los clientes. 

Pero ¿cómo se hace? ¿Qué pasos hacemos cuando realizamos el mantenimiento de una web?

1 – Hacemos copia de seguridad manual de la web

Antes de realizar una actualización de nuestro CMS o sistema de gestión de contenidos, debemos de realizar su correspondiente copia de seguridad para evitar que la actualización provoque un mal funcionamiento de la web. Seguramente todo vaya bien, pero por si acaso hacemos una copia antes de realizar ninguna acción, para poder recuperar su estado original

2 – Actualizamos WordPress

Una vez hecha la copia de seguridad, podemos actualizar el core, es decir, la base, el corazón de la programación de tu web. No siempre hay actualizaciones de WordPress, pero cuando las hay es muy importante realizarlas correctamente

3 – Actualización de la plantilla

Además de actualizar el WordPress, es importante tener al día la plantilla, es decir, el theme que has escogido para tu web. Los desarrolladores suelen adaptarlas a las nuevas versiones del sistema para que no se produzcan fallos o posibles errores técnicos.

4 – Actualización de los plugins

Este aspecto es fundamental, puesto que la gran mayoría de hackeos web vienen a través de plugins obsoletos que no se han actualizado o que el propio desarrollador ya no está invirtiendo tiempo en adaptarlo a las nuevas versiones de WordPress. Una web tiene una sola plantilla, pero numerosos plugins que la dotan de funcionalidad, así que esta es la tarea que más tiempo nos va a llevar.

5 – Revisión del funcionamiento correcto de la web

Una vez realizadas estas actualizaciones, realizamos una revisión del funcionamiento de la web, que nos permitirá corregir posibles problemas que hayan podido provocar las actualizaciones. A veces, las actualizaciones no funcionan como queríamos, se pierden personalizaciones o hay plugins que hay que reconfigurar. Todo esto tenemos que revisarlo para comprobar que todo funciona como debería. 

Bueno, todo esto está muy bien, pero y si me arriesgo? ¿Qué me puede ocurrir si no mantengo mi WordPress al día?

Como te comentaba, la mayoría de los ataques de hackers vienen de plugins que están obsoletos o caducados. No hace falta tener ningún “enemigo”, hay scritps que rastrean miles de webs buscando vulnerabilidades de forma automática. El objetivo de estos scritps es, una vez infectada tu web, conseguir por ejemplo datos tuyos o de tus clientes, robarte esa información, modificarla de forma que no puedas acceder a la web y pierdas su control o incluso introducir código en las redirecciones de forma que tu web de pronto no se vea y en su lugar se vean contenidos no deseables, que pueden hacer mucho daño a tu marca.

Y entonces, ¿todo está perdido?

Afortunadamente, aún así tenemos mecanismos para intentar recuperar la información y volver a poner en marcha tu web, pero no siempre es fácil. En ocasiones incluso no queda más remedio que dar por perdido el trabajo realizado y comenzar de cero, porque el coste de recuperación es excesivamente grande.

Por eso, mi consejo es que mantengas tu web al día. No dejes pasar mucho tiempo entre actualizaciones, porque costará más realizar la siguiente. Lo mejor es que cuentes con una empresa que se ocupe de estos temas para poder desentenderte de ellos, porque una actualización no hecha o mal realizada puede echar por tierra el trabajo de muchos meses posicionando y cuidando tu web.

En conclusión:

Igual que utilizas una crema con protección solar y no esperas tener una quemadura para protegerte, de esa misma manera tienes que mantener tu web al día y bien mantenida. ¿O prefieres esperar a sufrir una “quemadura” para ponerle remedio?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Accesibilidad

×

Paloma Sastrón - Starfarma

× ¿Cómo puedo ayudarte?